Cangas de Onís y Covadonga

Cangas de Onís es un pueblo que se encuentra a tan solo 11km de nuestra ubicación por lo que es muy rápido llegar hasta él. Además de ser el nombre del pueblo, el concejo al que pertenece recibe el mismo nombre y en él podemos visitar otros lugares importantes como Covadonga, los Lagos de Covadonga, y los Picos de Europa, que en nuestra opinión son un «must» de viaje.

En Cangas de Onís, no os podéis perder el Puente Romano que podéis cruzarlo de un lado a otro, y bajar al rio y disfrutar del ambiente. También se encuentra la Capilla de Santa Cruz que alberga un dólmen.

Dirigiéndonos hacia el pueblo de Covadonga, nos adentraremos por una carretera rodeada de naturaleza y, justo antes de llegar, podréis ver la majestuosa Basílica de Covadonga desde la propia carretera y conseguiréis unas fotografías maravillosas. Una vez hemos llegado, no podéis dejar de visitar la Santa Cueva, donde está enterrado el famosísimo Rey Pelayo, (aquí os va un poco de historia) que luchó en la Batalla de Covadonga en el 722 y al que dicen que le ayudo la Virgen a derrotar a los musulmanes, que por aquel entonces estaban sitiados en nuestro territorio astur. Además, caminareis por el túnel de piedra de la cueva hasta llegar a la conocida imagen de Covadonga y El Niño. Justo debajo de la Cueva, está el llamado «Chorrón» y la Fuente de los Siete Caños. Cuenta la leyenda, que aquel enamorado que beba de la fuente contraerá matrimonio al año siguiente, y además, algo muy típico es tirar algunas monedas al estanque para la buena suerte. La Basílica de Covadonga se puede visitar por dentro al igual que la cripta, al lado encontraréis el museo donde hay numerosas reliquias, como la corona de la Vírgen de Covadonga.

Cuando ya hayamos visitado este maravilloso lugar, tendremos que continuar con nuestro camino y subir la carretera de los Lagos. A lo largo de ella, podréis disfrutar de los miradores que discurren por su camino como el Mirador de los Canónigos y el Mirador de la Reina. 7 km más tarde, llegaremos al primer lago, que recibe el nombre de Lago Enol. Desde aquí podréis continuar vuestro camino por la carretera hasta el segundo lago, que es el Lago Ercina, o bien podréis hacerlo a pie a través del camino que os llevará por todo este territorio natural.

Aunque muchos no lo conocen, aquí se esconde un tercer lago, el Lago Bricial; y es que solo lo podremos ver en la época de deshielo cuando se derrite la nieve. También podéis visitar las minas de Buferrera al lado del Lago Ercina.

Para aquellos a los que les guste andar y hacer rutas, no encontrarán mejor sitio que este para mezclarse con plena naturaleza y disfrutar de este bello paisaje.

Aquí os dejo el enlace para que veaís la información de acceso, pues hay épocas en las que está cerrado y tendréis que ir en transporte público. ¡Disfrutadlo!

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *